Qué es Lowphoto

La fotografía, pivotando entre sus facetas artística, técnica y documental, siempre ha sido una de mis grandes pasiones. De crío recuerdo tardes enteras de reportajes imaginarios (sin carrete, ya que parecía un exceso tirar película sólo por el placer de escuchar la cortinilla) con mi werlisa 35… el mejor regalo de comunión, que por desgracia no recuerdo quién me hizo.
Años después conseguí que mi padre me cediera su equipo reflex y disfruté del peso de los chasis de acero y las lentes de cristal de los años 70… y ahí empezó el estudio y las limitaciones técnico/económicas que sufre todo aficionado a la fotografía.
La llegada de las cámaras digitales y el software de retoque fotográfico ayudaron, pero no consiguieron recuperar la instantaneidad de aquellos reportajes fotográficos con la werlisa 35 (sobre todo los imaginarios), ni la finepix con la que retraté Italia, ni la 400D actual. Estuvo apunto de conseguirlo el arrastre automático a cuerda de la Lomo que mi amigo Íñigo trajo desde Moscú.
Ha sido Instagram, por su inmediatez, filtros y capacidad de difusión/aprendizaje online, la herramienta que me ha hecho recuperar esta pasión y animarme con esta página que quiere ser reflejo de un trabajo hecho sin pretensiones y un punto de encuentro de herramientas y accesorios que permitan a otros aficionados recuperar (o encontrar) esta ilusión en la palma de la mano y sin hacerle daño a su bolsillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>