PARA MUESTRA UN BOTÓN

Cerramos el año pasado con una postilla al eterno debate del arquitecto respecto a su papel y su imagen en la sociedad. El domingo pasado, la contraportada de EL PAÍS nos brinda un claro ejemplo de todo esto.

Karmentxu Marín, firma cordial entrevista a la siempre radiante Benedetta Tagliabue en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Es importante aclarar el marco en el que se produce esta conversación, ya que algunas de la preguntas son muy esclarecedoras de la percepción del arquitecto en la sociedad. De un lado, una reputada profesional del mundo del periodismo a la que se le presuponen cierto nivel e inquietudes culturales y de otro una arquitecto de reconocido prestigio a nivel internacional. Conociendo la efusividad y la energía de nuestra colega, es lógico pensar que la entrevista se desarrolla en un ambiente cordial y alegre (la foto de cabecera parece un claro reflejo de ello).

Los arquitectos, como profesionales y como colectivo, tendemos a lamentarnos de la falta de reconocimiento en la sociedad y en contadas ocasiones hacemos algo para remediarlo (esta reflexión trata de animar a un cambio de actitud).

Para generaciones y generaciones de arquitectos, su vinculación con la sociedad se ha mantenido en una cómoda distancia para unos profesionales que formaban parte de una élite cultural y profesional. A la larga, este distanciamiento se ha traducido en una total exclusión de la profesión respecto a la cultura en la que vivimos, entendiedo “cultura” en su más amplio concepto.

Los arquitectos que se dedican a las grandes obras de relevancia internacional, han heredado esa posición distante que ocupan los máximos exponentes de las vanguardias artísticas y culturales de cualquier disciplina. Sin embargo, el resto, ese… ¿95%?, desarrollamos un trabajo comprometido, con un nivel de dedicación altísimo, y nos movemos en un contexto cultural en el que la sociedad ni comprede ni le interesa el proceso por el que se genera los espacios y edificios donde se desarrolla el 99,99% de sus vidas. No podemos buscar culpables en el sistema educativo, los medios, o las administraciones. La situación actual es fruto de nuestro posicionamiento en la sociendad durante años y somos los únicos que podemos remediarlo (si es que nos interesa).

En la entrevista, de la que se intuye un ambiente distendido, se hacen unas preguntas en tono jocoso entre las carcajadas de nuestra compañera… pero ya se sabe que todas las bromas se apoyan en un punto de verdad (que en este caso es la opinión del que pregunta) ya que sino no tienen ni pizca de gracia. Las preguntas (que no las hace precisamente un analfabeto), dibujan claramente la imagen mental que el entrevistador tiene del arquitecto del siglo XXI:
“¿a sus hijos les dará por la arquitectura o quieren hacer algo serio?”; “se dice que los arquitectos tienen un ego que se lo pisan”; “se gana poco…¿no le han dicho que hay que venir ya llorada de casa?”; “¿la arquitectura es lo único que le divierte?”; “[…] Me gusta mucho hacer tonterias.-¿Cómo hacer pabellones para la Expo” (en referencia al Pabellón de España para la Expo de Shangai). Es decir, somos unos egocéntricos que nos dedicamos a esto por vocación-capricho sin darle mucha mas importancia a nuestra profesión, más allá del reconocimiento social, y que no paramos de quejarnos injustificadamente de la escasa remuneración que recibimos.
Debemos conseguir que la arquitectura salga a las calles y entre en casas, quioscos y bares. No me refiero a que vías, edificios e instalaciones respondan a un meritorio ejercicio de la profesión sino que la gente sea capaz de aprehender nuestro trabajo y los beneficios directos que suponen para su vida cotidiana, que le pueda interesar una publicación de nuestro sector, que sea capaz de identificar bondades en un edificio más allá de los metros cuadrados y número de dormitorios,… tenemos que conseguir que los escasos eventos de difusión o discusión sobre arquitectura dejen de ser una consecución de encuentros endogámicos, tenemos que conseguir que la sociedad exija tanto al sector público como al privado que no renuncie a la calidad que la arquitectura puede aportar a las construcciones que llevan a cabo.
La distancia a la que se situan estos objetivos desde la situación actual no debe desanimarnos. No estamos tan lejos (ni en el tiempo ni en el espacio) de sociedades en las que una apeadero de autobús no sea fruto de la improvisación, que un edificio de viviendas no sea como otro cualquiera, en la que los equipamientos sean dignos de admiración,… Es más, en nuestra propia España ¿Quién renuncia a los valores de diseño de su mobiliario desde que fue a IKEA por primera vez?
Si en otros paises o en otras disciplinas lo han conseguido ¿no lo vamos a conseguir los arquitectos? Nosotros estamos en ello, desde el propio ejercicio de la profesión a la participación en este tipo de medios y en breve con un programa de actividades culturales… ¿contamos contigo?
Agradecemos a la señora Marín la oporutindad que ha supuesto esta entrevista (como vía de escape de una reflexión enquistada) y a nuestra compañera la monumental faena con la muleta, por el pitón izquierdo.

 

5 Comentarios to “PARA MUESTRA UN BOTÓN”

  1. auPalita dice:

    Vidalete…Creo que todos hemos caido en esta reflexión aguna vez, y en cada uno de nosotros esta encontrar nuestro nicho en la arquitectura y en la sociedad para poder realizar con pasión esta "vocación-capricho", generando por añadidura el respeto que reclamamos…Me encantó leerte!!… Un abrazo
    PD: Que significa "la monumental faena con la muleta, por el pitón izquierdo"??

  2. mnarquitectos dice:

    Me quito el sombrero al leer tu post.
    No conocía esta entrevista y la verdad es que casi me parece ofensiva. Si yo hubiera sido Benedetta, a la pregunta de si su hijo va a hacer arquitectura, le hubiera contestado: "va a hacer periodismo, que eso si que es algo serio" (en tono irónico -el periodismo es algo serío.. los periodistas…eso ya es otra cosa)

    Me encanta eso de la divulgación de la arquitectura, ¿quien va a hacer el programa de actividades culturales? Por cierto desde el este de Andalucía estamos intentando comenzar algo en ese sentido divulgativo.

  3. hacedor de trampas dice:

    Mi opinión es que es muy dificil extrapolar la arquitectura a la gente de la calle, pero no porque no sean capaces de entenderla, sino porque no sería posible que todos participasen en las decisiones. Hacen falta años de estudio para comprender la arquitectura, y puede ser un error ser sometidos a la crítica de la gente de a pie, ya que todavía nos sentiríamos más fracasados al no cumplir con sus espectativas. Hay que tener en cuenta la opinión del pueblo, pero como expertos en la materia, debemos tomar las decisiones finales con la capacidad que se nos ha otorgado. Generas un buen debate, esperamos otro post!

  4. Edu dice:

    Gracias por la participación. Actualmente estamos en la linea de relanzar el blog a través de la renovación de nuestra web. Esperemos que en no mucho tiempo tengais noticias de nosotros.

  5. […] Debemos todos poner de nuestra parte para revertir la situación, pero en mi opinión debemos buscar los mecanismos necesarios para ello de manera positiva y constructiva, sin comparaciones ni menosprecios. De este modo lograremos conseguir que se nos deje de ver como mero reclamo publicitario y volvamos a ser mas necesarios. Ya lo decía por aqui Vidal hace ya mas de un año, para muestra un botón. […]

Deja una Respuesta